Saber amar a la madre es saber amarse a sí misma

En esta cultura del hombre se nos aparta de nuestro origen

Nos quieren ignorantes de nuestros cuerpos y sin memoria
Así se ha escrito la historia, la de ellos, con guerras, muertes y actos violentos

Todos sus sacramentos

Nos mienten afanosamente con un dios, con su política de estado y su filosofía

Todas sus revoluciones

Siempre ellos en auto-referencia

 Historia sesgada, auto-inspirada

Las mujeres, en el fondo, sabemos dónde y cómo hacer de nosotras energía y potencia

Que proviene de nuestro cuerpo sexuado

Lo que siempre quiere negar el patriarcado y su cultura anti-existencia

Porque somos cuerpo y palabra

Huellas de nuestras madres y abuelas

Las que nunca se han borrado de nuestra memoria

La vida es maravillosa cuando recuperas a tus ancestras

Genealogía de la libertad femenina

No aquello que dicen que se adquiere con la igualdad, esa moderna forma de colonizar

Siglos y siglos han pasado más nuestras huellas de libertad no han cesado

La vida nos llama, la muerte nos ahuyenta y la guerra nos apesta

Saber amar a la madre es saber amarse a sí misma

Si recuperamos genealogía y abandonamos la orfandad en la que nos han socializado

No más rechazo al ser mujer

Experiencia y capacidad de ser dos: Vida y creación

El origen de la lengua materna es nuestra independencia simbólica

Ver solo miserias en nuestras vidas no es la salida

Es la cultura y leyes de los hombres las que las incentivan

En nuestras manos está la apertura a lo otro, lo inefable

Desprendernos del padre, ese ladrón cobarde

Que ha usurpado el origen a nuestra madre.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *