Fragmentos dedicados a Cecilia

Para mi madre (2018)

A cuatro años de tu silencio definitivo, me pregunto:

¿Qué hubiese sido tu vida y la mía de haber existido otra cultura?

¿Podría haber sido todo distinto de lo que fue?

Creo que sí

Para sanar esas heridas me entrego a la búsqueda constante del origen materno

Situándome en la experiencia inigualable que es nacer de mujer

Trato de conectarme con un espacio infinito de energía cósmica productora de vida

Cuerpo y palabra, juntas

Volviéndome a la primera infancia

Dispuesta a soñar e imaginar

Dejar fluir todas mis emociones

Encuentro entre ella y yo

Busco ese rostro

Esa voz que me hizo ser y creí olvidadas

Reconocer mi necesidad de ella

Darle ese valor a su existencia

Dando autoridad a su palabra

Esa que se fue disolviendo mientras yo crecía

Separándonos

Ninguna hija quiere ser como su madre, si te hacen padecerlo

Busqué la aceptación en la civilización del hombre

Mi madre me perdió

Yo me hice su enemiga

Al tomar conciencia que soy una mujer como ella

En ese preciso instante, retorné al origen de mi existencia

La amé y la comprendí

A mí también

Ahora veo en esta historia una inagotable fuerza

Un sentido que mi vida jamás antes había tenido

Y que nunca obtuve con las herramientas del amo

Me di cuenta que esa fuerza soy yo

Porque soy mujer

Mi madre es mi orden simbólico

La mediación y la medida del mundo para mí

Palabra infinita que me abre a otras mujeres

 

 

 

Para Cecilia (2017)

He nacido de mujer… parafraseando a la Rich

Nacer, el acto inicial para abrirse al mundo

Experimentar la vida

Yo he nacido con un cuerpo sexuado – soy mujer-

En una cultura donde se desprecia este cuerpo

Cultura donde se borra el origen MATERNO

Se sustituye por la ley del padre

Destruyendo y distorsionando los lazos entre mujeres

Nacer significa el gesto más originario e infinito

Unido e inseparable al cuerpo de tu madre

Cuerpo que te ha contenido y nutrido en su interior

Cuerpo y palabra que me ha dado parte de sí

Cumplir años es un retornar a mi madre

A mi historia con ella

Historia llena de intervenciones patriarcales

Treinta y ocho años para al fin saber que mi madre es mi fuente de libertad

Aprender amar a la madre

Más allá de la jaula patriarcal

Por eso nunca más orfandad

Soy parte de esa genealogía femenina que han querido que olvide y que niegue

He recuperado a mi madre para sanar mis heridas ancestrales

Volver a fiarme y autorizar su palabra en mí

Aunque físicamente ya no esté

Celebro haber nacido de mujer

Ser continuidad de su ser… Cecilia

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *