Las mujeres que participamos en esta página:

  • Reconocemos en la revuelta de las choznas y choznos*,  el legado, las huellas, las palabras, las libertades y rebeldías de nuestras madres, abuelas, bisabuelas y tatarabuelas. 
  • Reconocemos en el hoy una historia antigua de mujeres. Sin embargo, las choznas y choznos  que estremecen el territorio tienen su propia originalidad que las/os hace indomables para el poder.
  • Las choznas y choznos lograron derribar los muros levantados por el sistema. Estamos agradecidas.
  • Los costos que la rebelión ha tenido nos duelen. Cada chozna y chozno que muere, que pierde la vista, cada chozna que sufre violencia sexual, nos duele y nos enfurece.
  • Pero ya no hay vuelta atrás. Cuando las choznas y choznos saltaron los torniquetes, pasaron por encima de los valores que el patriarcado tanto había resguardado. En este acto simbólico, saltamos todas, junto a nuestras madres, abuelas, bisabuelas y tatarabuelas.     

       *Descendiente femenina o masculino directa en cuarta generación; hija de una tataranieta.